Convento de Santa Catalina de Arequipa, un lugar lleno de historias…

Toc, toc, toc…. se puede?

Toc, toc, toc.... se puede?

Toc, toc, toc…. se puede?

El convento de Santa Catalina de Siena se encuentra en el centro de la ciudad peruana de Arequipa, a cinco minutos a pie de la Plaza de Armas, y es de los lugares más visitados de allí. De hecho el Convento de Santa Catalina, según dicen, es el más importante de América y el único del mundo con una ciudadela.

Aún viven monjas, así que no se puede visitar todo. Puedes ver, eso si,las antiguas habitaciones donde vivían en el siglo XVI en el momento en que se fundó, así como zonas comunes como las cocinas, salas…

Detalles del Convento.

Uno de los muchos pasillos del Convento

Uno de los muchos pasillos del Convento

Es muy agradable pasear en él y desde luego se respira mucha paz, es importante pasar tiempo largo allí para poder impregnarte de todo.

Amén!

Amén!

 

Estaba destinado a albergar a mujeres de clase alta,a las que sus familias tenían que dar una gran dote. Y allí estaban alojadas casi en “modo duplex”, unas construcciones con un par de plantas y podían llevarse al servicio también; un convento de alto estanding como puedes ver… eso si, el primer año las monjas tenían que cumplir sus votos de silencio y adecuarse a las duras normas del convento, luego ya podían disponer de su ajuar y de sus bienes.

Una de las muchas placitas del convento

Una de las muchas placitas del convento

 Detalles del convento
El convento está lleno de fascinantes historias y bien las podía haber escrito Vargas Llosa (nacido en Arequipa) llenas de secretos, intrigas y misterios sobre mujeres que pertenecían a la nobleza o “burguesas” que querían ser verdaderas santas y muchas veces eran verdaderas cortesanas… imagínate!
Esta foto por mi padre

Esta foto por mi padre

Esta foto por mi madre

Esta foto por mi madre

Plano del convento de Santa Catalina

Plano del convento de Santa Catalina

El convento tiene 20.000 metros cuadrados, pintado con colores que van de los ocres, azules y blancos; repartidos por calles y hasta pequeñas plazas para organizarlo de forma coherente.
Se destruyó varias veces por terremotos de forma parcial pero siempre se reformó y no impidió que las monjas vivieran allí, aún nadie las puede ver…tienen que preservar su voto.
En la salida del convento

En la salida del convento

Aquí tienes un vídeo muy interesante para que puedas hacer la visita desde cualquier sitio.
Ya sólo decir: Amén!

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *