Vistas desde avioneta en el delta del Okavango

El Delta del Okavango en Avioneta

El Delta del Okavango es un caso inusual ya que no es un delta propiamente dicho, pues no desemboca en el mar.

El río Okavango después de nacer en Angola y deslizarse por muchos kilómetros entre tierras desérticas acaba desembocando en un “abanico fluvial” que se va difuminando hasta desaparecer creando islas, lagunas, canales… aguas que se van adaptando a un territorio que les ofrece mil formas en unos 22.000 kilómetros cuadrados. Y claro está, donde hay agua hay vida así que allí encontrarás animales de todo tipo, en este lugar sin duda te sentirás en África… con los Big Five- Los cinco Grandes: el elefante, el búfalo, el rinoceronte, el leopardo y el león, entre otros como jirafas, hipopótamos…

Una buena manera de ver el máximo esplendor de este fenómeno terrestre es en avioneta. La ciudad de Maun, en Botswana, tiene el aeropuerto ideal para hacer estos vuelos en avioneta. Si quieres que tu vuelo sea lo más llévate un mp3 o similar (para no molestar al resto de los viajeros) y ponte la banda sonora de la película Memorias de África, me dirás: “Que chorrada”… y te responderé: “hazlo y verás que momento tan mágico, peliculero pero al fin y al cabo mágico”. En fin, esta recomendación para darle un poco de efectos especiales a los avistamientos de manadas de elefantes, búfalos o impalas que campan libres por su inmensidad, los movimientos elegantes de las jirafas, y puedes ver con un poco de suerte, como se mueven las aguas a veces porque hay un mokoro, a veces porque saca la cabeza un hipopótamo, sea como sea te va a encantar.

Viendo el atardecer en el Delta del Okavango

Viendo el atardecer en el Delta del Okavango

Te dejo un breve vídeo que gravé con el móvil allí para que te hagas una idea.

 

Y cómo no, aquí tienes el vídeo de culto peliculero de África por excelencia,  para poner broche final al post de hoy. Te engañaría si te digo que es lo mismo que en el vídeo, el no llevar contigo a Robert Redford hace claramente para mí la diferencia, por lo demás…lo tendrás que experimentar. Seguramente se asimile, también va a depender de cómo seas tú.

Espero te haya gustado! Hasta otro ratito.

Este dedicado a María.

2 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *