Vistas de Lisboa. Portugal.

Garbo, un personaje de película en Lisboa.

La semana pasada estuve en Lisboa, una ciudad fascinante, y allí me explicaron una historia muy interesante, me hablaron sobre Garbo, un espía catalán que engañó a los nazis del día D de Normandía desde esta espléndida ciudad, desde Lisboa.

La Librería más antigua del mundo. Lisboa. Barrio Chiado.

La Librería más antigua del mundo. Lisboa. Barrio Chiado.

El punto exacto de la explicación fue en la librería más antigua del mundo, la Librería Bertrán, en el barrio de Chiado. En Lisboa hice lo mismo que en Paris, antes de entrar en materia en una ciudad, una buena visita guiada genérica siempre! Por mucho que te documentes siempre es más sorprendente que te lo explique alguien con gracia , al menos a mí que soy muy peliculera, jajajaja

Lisboa. Barrio Chiado.

Lisboa. Barrio Chiado.

Parece ser que Joan Pujol García, más conocido como el Agente Garbo, jugó un papel clave en la Segunda Guerra Mundial. Para los enemigos de Hitler era Garbo, para los alemanes nazis su nombre clave era Arabel. Aparentemente vivía en Inglaterra para espiar allí, aunque la realidad era que vivía en esa época en Lisboa, se documentaba con guías de viajes, noticias internacionales… vaya, lo que se dice un espía de biblioteca; parece ser que enviaba documentación correcta pero algo tardía. Llegó a liderar una red de espionaje de 20 personas imaginarias (este capítulo de Joan Pujol me recordó a los personajes imaginarios de Fernando Pessoa), y así sacó miles de dólares a los alemanes.  Todo el saber de guerra de Garbo fue adquirido en la Guerra Civil Española, y lo que él quiso desde el principio fue empezar haciendo de espía para los ingleses aunque la vida lo llevara para este doble juego, que según el historiador Vince Hougton “Garbo es el ejemplo primordial de cómo se le da información incorrecta al enemigo para usarla en beneficio propio”. Y también comentar que Garbo tiene un lugar destacado en  el Museo Internacional del espionaje en Washington.

Quizás el arma secreta de este catalán nacido en 1912 fue que parecía una persona corriente con una cara corriente que  gracias al totalitarismo de Franco le creó un desprecio absoluto hacía estos movimientos nazistas.   Se ganó la confianza de los alemanes y acabó siendo entrenado por los ingleses, y desde Lisboa hacía su estrategia.

Garbo envió cientos de mensajes  a los alemanes, que aunque no dominaba el inglés ni conocía Inglaterra pasaron por válidos, hasta el punto que creyeron que las tropas inglesas desembarcarían al norte de Pas-de-Calais para la invasión principal y lo hicieron en Normandía… bueno, esa historia seguro que ya la conoces. Después de la Segunda Guerra Mundial Garbo se fue a Venezuela, al menos eso dicen por Lisboa.

En Lisboa. Portugal.

En Lisboa. Portugal.

Espero te haya gustado este post, digno de una película de James Bond. Hasta otro ratito desde El mundo de Rocio!!

 

2 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *