Safareando

Ir de Safari, toda una experiencia!

Mi visión de un Safari

Este año por fin he hecho Safaris, digo safaris en plural porque he visto bichos desde aire, tierra y aguas (tanto dulces como saladas)

Según la Real Academia Española el safari se realiza para “caza mayor” o como “excursión” en «algunas regiones de África» o «en otros territorios».

La palabra Safari significa Viaje en idioma swahili, aunque hoy en día se utiliza este término para referirse a la búsqueda de animales salvajes, para observarlos y fotografiarlos, se aleja  del concepto antiguo que denominaba así las expediciones para cazar grandes animales. Este Viaje se realiza en los Parques y Reservas Nacionales, grandes áreas protegidas dónde se pueden observar a los animales en plena actividad y para ello se suelen realizar dos salidas diarias, una por la mañana, principalmente al amanecer y otra por la tarde antes de anochecer, que son los tempos de más actividad para los animales.

La duración de cada salida depende de la zona, la temporada y la hora del día, pero suele ser de una media de tres horas, y consejo: lleva ropas de colores neutros, por algo los toreros llevan de color rojo el capote…y a ti no creo que te interese atraer a ningún habitante de la fauna animal africana.

Nunca he sido reacia a ver animales, al contrario, me parece que es muy interesante observarlos, pero hasta ahora no me había planteado el pasarme tres semanas a la búsqueda de jirafas, elefantes, leones…y ha sido emocionante, la verdad! Una gran experiencia.

Los primeros días me decían “Mira un Springbok “Que no deja de ser un Antidorcas marsupialis, jejejeje y francamente, me costaba horrores detectarlo… hasta que la vista se acostumbra y tu acústica también a nombres tales como: Oryx, impala, dik-dik, ñu, klipspringer,… ya zebras, elefantes, rinocerontes o jirafas me eran familiares en cuanto a nombres pero me han dejado boquiabierta viéndolos caminar, correr e incluso cuando te miran, y no he podido evitar pensar: “¿Qué pensaran de nosotros? , Seguro que nada bueno, pues somos lo peor dentro del planeta”…

En Etosha-Namibia viendo cebras

En Etosha-Namibia viendo cebras

Lo más importante a la hora de preparar un viaje así es tener la mente abierta a vivir experiencias diferentes y sobre todo a llevar ilusión. La ilusión y el buen rollo lo supera todo. Te hace disfrutar de los momentos y como no has calculado del todo tus expectativas no te frustras, todo te parece maravilloso, y de hecho lo es.

Este año me partía, por el camino te vas encontrando personas “safariles” de todo tipo. Ahí va mi clasificación “safarista”:

Los/las  Fatiguitas de safaris– Siempre les parece mejor tiempos pasados, de todo se quejan y siempre van a comparar con viajes/safaris que hicieron que han ido evolucionando a mejor en sus mentes, seguramente. Son impacientes i /o molestosos. Huye de ellos o te amargaran el viaje.

Los/las  Coronel Tapioca: Yo los llamo así aunque la tienda comercial de esta ropa ya cerró, van totalmente uniformados, tanto que creo que al final se creen su personaje. A mí me dan cierto miedo, en cualquier momento pueden salirse del grupo y “expedicionar” por su cuenta, son algo difíciles para el guía que suele acompañar al grupo. Les gusta infringir las normas y saben más que nadie.

Los/las experimentados/as  masocas– Te los encuentras por muchos sitios pero en los lavabos cuando se te ocurre preguntar: “¿Hay agua caliente?”, te responden: “Si hubieses ido a Kenia verías…esto es un lujo”. La/Lo miras y piensas “Seguro que no hay agua caliente…” y ya eliges si te duchas plenamente o haces un xop-xop, por otro lado te dan ganas de decirles: “Si tan aventurero/a eres no uses el lavabo, haz un agujero en la tierra y seguro que serás más feliz y la cola será más corta, jajajajaja”

Los/las  supervivientes: Comen como si no hubiera un mañana. Si, estás en África pero volverás a tu casa, y no hace falta que te llenes el plato tanto, por otro lado no hace falta que seas el/la primero/a en todo, relájate que estás de vacaciones y todo está descubierto ya….

Los expertos/as en fauna: Son bastante majos/as, admiran bichos que para ti son insignificantes por tu desconocimiento pero para ellos son importantes. Son ecológicos y agradables. A veces solitarios y se creen incomprendidos pero sin duda son buenos aliados de viaje. La mayoría ven documentales por la 2 y lo dicen abiertamente, sin pudores.

Los/ las felicianos/nas: Todo está bien, sus expectativas crecen a medida que pasan los días, son alegres y les suelen gustar las puestas de sol y los amaneceres. A veces tanta felicidad puede hacer rechinar los dientes a otros participantes del safari, que vinieron con su amargura al viaje.

Los/las -compro hasta en la Sabana: Si hay una tienda cerca, la detectaran. Siempre están dispuestos/as para llevarse algún recuerdo-souvenir-semilla de árbol-botella vacía… lo que sea. Aunque para cualquiera sea difícil ellos/ellas se las apañarán para cumplir sus objetivos. Normalmente no son nocivos/vas para la salud del resto del grupo.

Los/las me lo llevo todo en formato digital: Con la evolución de la tecnología las tipologías clasificatorias en los grupos han ido creciendo también, no se relajan ni un minuto y lo dan todo por una foto. A veces pueden llevar hasta tres cámaras  incluyendo la réflex. En un safari imagina de lo que son capaces, jejeje

Cuando te integras en un grupo tienes inevitablemente un rol, al igual que se hacen subgrupos y alianzas entre personas que en “la vida real” no imaginarias. Estos grupos que he expuesto no los conocía del todo, aunque siempre hay: el listillo/a, el graciosillo/a, el independiente, el redes sociales… es todo un mundo muy interesante de observar y seguro que hay muchos más y para cada cual una clasificación. Observando siempre tienes más posibilidades de no permitir que nada te amargue el viaje, pues con tantas horas conviviendo es muy fácil que al ser cada uno de su padre y de su madre salgan cosillas y el evitarlas va a ser muy positivo para tu experiencia.

La logística del Delta del Okavango, hoguera, silllas y tiendas!

La logística del campamento en el  Delta del Okavango, hoguera, silllas y tiendas. Increible, la verdad. Lujo africano!

Y ya, para acabar este post en formato “gracioso”, un consejo muy serio: “Aunque vayas de safari, arréglate un poco! Y Disfruta! 2+2 no siempre son 4 y menos en África” Algo de color siempre viene bien a la cara y es más agradable, jajajaja En fin, ha sido toda una experiencia muy recomendable para observar la fauna tanto de fuera como de dentro del grupo safaril. Y sobre todo sintiéndome muy afortunada por poder haber tenido la experiencia.

Este post dedicado a Sergio, nuestro guía por su buen hacer, sus conocimientos, su psicología y seguro que si lo lee, le sacaré alguna sonrisa. Ha sido fantástico tenerte como número 1 del grupo.

6 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *