Monasterio de Sant Pere de Rodes

Sant Pere de Rodes, de las mejores vistas de la Costa Brava

Hace muy poco estuve en el Monasterio de Sant Pere de Rodes, en la provincia de Gerona. Me llevó una amiga, el cielo anunciaba lluvias, y me dijo que para ver una buena tormenta era de los mejores sitios.

Quien me conozca sabe que me pirran los monasterios así  que subí con expectativas, no lo voy a negar, y francamente no me decepcionó, al contrario fue un día estupendo por la compañía y el lugar.

El Monasterio  benedictino de Sant Pere de Rodes está en el témino municipal del Port de la Selva, en Girona. Tal como veréis en un vídeo al final del post está bajo la tutela del Castillo de San Salvador de Verdera, hoy en ruinas, y con unas vistas fantásticas del Cap de Creus.

Vistas fantásticas desde Sant Pere de Rodes

Vistas fantásticas desde Sant Pere de Rodes

Su historia es fascinante,  se desconoce el verdadero origen del monasterio, lo que dio pie a maravillosas leyendas. Leyendas como que desembarcaron monjes por aquellas tierras portando restos de San Pedro y otros santos que debían custodiar para que no fueran profanados por los bárbaros, estamos hablando del siglo VI. Pasado el peligro, el papa Bonifacio IV mandó construir el Monasterio.

Talla Románica de pescadores

Talla Románica de pescadores, tiene mucho que ver con San Pedro…

La primera documentación que existe sobre el  monasterio es del año 878, se nombra como una celda monástica consagrada a San Pedro. Pero no es hasta que un abad, ligado al condado de Ampurias lo hace monasterio benedictino  independiente  haciendo que llegara a su máximo esplendor entre los siglos XI y XII. Su decadencia empezó en el siglo XVII, era un lugar de peregrinaje de la época.  Fue saqueado varias veces y abandonado por la comunidad benedictina  en 1793, que finalmente se instala en Figueras. En 1930 fue declarado monumento  nacional y luego restaurado.

Es un lugar muy especial, no te dejaran indiferentes sus grandes dimensiones, son sorprendentes para el lugar. Se restaura a raíz de que encuentran un pequeño maletín con reliquias identificables de San Pedro Apóstol que en el año 610 se alejan por mar de la ciudad de Roma.  El lote de los relicarios fue recuperado doce siglos después, encontrándose oculto en el muro de la cripta subterránea bajo el altar mayor de San Pedro de Roda.  Ahora entenderás más el porqué de sus dimensiones  😉

Te dejo este vídeo espectacular de Sito Raymol, en el que puedes ver una recreación

Y este otro para que te maravilles con los paisajes tomados desde la montaña de la Verdera, en el castillo en ruinas de Sant Salvador de Verdera, que protegía al Monasterio de Sant Pere de Rodes (por diJMedia)

Este dedicado a Xandra. Hasta otro ratito!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *