Frontal de San Martín de Montgrany- Siglo XII

Turismo Religioso

El Turismo religioso tiene su motivación principal en la fe. Hace años hacía juicios de cómo se comercializaba con la religión, ya no lo hago. Alrededor de los centros religiosos se montan negocios paralelos basados en el turismo que demanda el turista y ahora, después de esta pequeña confesión te voy a explicar un poco de su historia, que siempre es interesante. Y otra de mis confesiones es que parte de mi tesina la basé en turismo religioso.

Ya en la antigua Grecia hay desplazamientos a Olimpia para los juegos olímpicos, donde se mezclaban religión, deporte, ocio…y tenían peregrinaciones a Delfos o Dódona…

En la edad media tanto el Cristianismo como el Islam a través de las peregrinaciones extendían a sus creyentes. Son famosas las expediciones desde Venecia a tierra Santa y una que para nosotros es muy familiar: El camino de Santiago, que ya desde el 814 cuando se encuentra la tumba del santo Santiago  empieza a funcionar y con ello se va desarrollando una red de servicios para el peregrino que dura hasta nuestros días (Muy recomendable, por cierto)

En el mundo islámico las peregrinaciones a la Meca, eran obligadas para los creyentes al menos de una vez en la vida.

Y finalmente con la entrada del turismo masivo, con la revolución industrial,  el turismo religioso se va convirtiendo en el que conocemos ahora.

Actualmente las ciudades santas que históricamente han sido objeto de peregrinaje como Jerusalén, La Meca o Roma, siguen siendo fuertes puntos de referencia del Sector.

Interior de Catedral de Santa María, o Toomkirik

Interior de Catedral de Santa María, o Toomkirik, de Tallin.

En el ranking de lugares más visitados está La catedral de Guadalupe en México con 10 millones de visitas al año, San Pedro del Vaticano con 7 millones, Jerusalem con 6 millones, Fátima con 4 millones y Santiago de Compostela con 4,5 millones de visitantes.

Un lugar muy querido por mí es Montserrat que mueve más de 2,5 millones de visitas al año.

Se calcula que cerca de 300 millones de viajeros se desplazan cada año a lugares santos, según estimaciones de la OMT (Organización Mundial del Turismo) con un impacto económico de unos 13.000 millones de euros.

Cuando he empezado este post he dejado claro que el motivo principal es la religión, aunque otro motivo muy paralelo a éste es la cultura. Es un ámbito que no deja a veces de sorprenderme. Me pasó algo muy curioso hace unos años, llevaba a un grupo de origen asiático y al llevarles a Montserrat les mostré lo más importante, la basílica con su Moreneta, el entorno de la “Montaña Mágica” que es precioso y muy peculiar, previo vimos un audiovisual que me parece una pasada para que se sitúe el visitante en el contexto,  y ya no quedaba mucho tiempo… les ofrecí ver el museo de allí que también es espectacular y lo que me pidieron fue ir a misa… accedí pues era lo que querían pero al menos me extrañó que sin entender ni “papa” quisieran volver a la basílica, y lo que después descubrí es que querían sentir la espiritualidad.

Espero te haya gustado este post! Hasta otro ratito!

4 comentarios
    • Rocío Giráldez
      Rocío Giráldez Dice:

      Hola Josep!Moltes gràcies pel teu comentari, m’agrada molt veure’t per aquí. Si, si vaig fer un tema tant de moda com la Mannresa de Sant Ignasi de Loyola, vaig aprendre molt. Estic preparant un altre que t’agradarà més. Petons!!

      Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *